sillas de plastico Encuesta de el día

image

6 Tips importantes antes de adquirir una silla

Sillas para la oficina

Dirección u Operativas

Sin interesar el destino al cual va a ir la silla que se obtenga para la oficina, lo más importante es proteger la salud del usuario, principalmente proteger la espalda. En este apartado nuestro objetivo es proporcionar algunos consejos que deberia tener en cuenta para poder comprar una silla que proteja la espalda. Sillas ergonómicas hay muchas, pero realmente somos conscientes de que una silla sólo porque nos dicen que es ergonómica sirve, ¿sólo basta con eso?.

Cuando nuestra propósito es comprar un silla ergonómica, realmente debemos comprobar que cumple con ciertas especificaciones que aseguren una postura correcta durante la jornada de trabajo y que ayude a la espalda, que no provoque tensiones en ésta que posteriormente se conviertan en lesiones que afecten la salud del empleado. La elección de una silla ergonómica apropiada evita inconvenientes músculo-esqueléticos a futuro en el trabajador, sobre todo en la espalda, columna vertebral y sus articulaciones.

¿Por qué debemos elegir una adecuada silla ergonómica?

Por una simple razón, por salud, real no existe otro motivo prioritario, por eso es que es tan importante saber elegir una silla ergonómica a la hora de comprar una y sobre todo cuando van destinadas a jornadas laborales en donde la mayor parte del tiempo el empleado esta sentado. En ese período de trabajo si no se tiene una silla ergonómica apropiada se podrían generar riesgos posturales que se ocasionan básicamente por adoptar malas posturas y/o por mantener todo el tiempo la misma postura.

Es por ello que cuando tenga que adquirir una silla ergonómica adecuada, es importante que tenga en cuenta estos Seis consejos para su selección.

1. Respaldo ajustable

Lo primordial del respaldo es que proporcione un apoyo con una inclinación de 90º o de hasta 90º y que tenga un amortiguación que empuje hacia adelante al sentarse en la silla. El soporte lumbar en una silla es fundamental para evitar dificultades cervicales, problemas de encorvamiento y disminuye la carga en la espalda. En EQIN Estudio contamos con una amplia gama de sillas ergonómicas con sistemas de adaptacion del ángulo de inclinación del respaldo y del apoyo lumbar que se puede desplazar verticalmente.

2. Brazos regulables

Los brazos en una silla es para que podamos descansar los brazos, modificar la postura a lo largo de la jornada de trabajo y apoyarnos para levantarnos; es importante que los posabrazos se puedan ajustar tanto en altura y distancia de tal manera que facilite la movilidad y la comodidad mientras se uso.

3. Altura adaptable

Esta cualidad es obligatoria en una silla ergonómica, con ella logrará adaptarse la altura adecuada que solicita el empleado para obtener con la vista el centro de la pantalla del ordenador, el regulación de altura del asiento se realiza a través de la bomba de gas que posee. En este punto es importante, igualmente, analizar a quién va destinada la silla ya que si el usuario es muy alta se debería consultar por una que tenga un asiento que fácilmente adapte a su altura.

4. Asiento ergonómico

Para conocer si una silla cuenta con esta característica, lo averigüamos sentándonos en ella y si los ángulos de las caderas, rodillas y tobillos se hallan cómodamente a 90º es la adecuada, recordemos que al sentarnos en una silla todas las articulaciones tienen que permanecer a 90º. Los antebrazos tienen que encontrarse paralelos a la superficie de trabajo, haciendo un ángulo recto con el brazo. Con los dos pies apoyados en el suelo, las rodillas deben formar un ángulo recto.

5. Asiento curvo y con desplazamiento horizontal

Al poder desplazar el asiento horizontalmente lo que nos permite es acomodar la base a la posición más próxima al respaldo y a la posición de las rodillas, las sillas que poseen este sistema le denominan auto-retorno; la curvatura del borde del asiento evita que quedes anclado detrás de las rodillas.

6. Ruedas en el pie

Aunque hoy día todos los fabricantes de sillas brindan este elemento, nunca esta demás examinar este punto; esto aporta una sencilla movilidad al usuario sobre todo si la actividad de trabajo que se realiza demanda un trabajo dinámico, manejo e intercambio de documentación, comunicación, manejo de periféricos, etc.

En el mercado actual ofrecen muchas opciones de sillas ergonómicas, hay muchas baratas pero que no cuentan con las características conjugadas en una sola pieza; por eso nuestro consejo es invertir un poco más pero adquirir una silla que proporciona bienestar, comodidad y protega la salud. Recuerden que las posturas incorrectas pueden ocasionar sobrecargas cervicales, sobrecargas en las articulaciones y molestias lumbares.

Sillas de oficina: La ergonomía en el puesto de trabajo

¿Cómo tan importante es la ergonomía en el puesto de trabajo? ¿Cómo debemos elegir nuestra silla de oficina?

El Journal of Medical Economics ha sacado a la luz las altas tasas de absentismo en el trabajo, que se disparan hasta llegar a multiplicarse por 16, ante la presencia de malestar y/o dolor crónico en el trabajo, muchas veces resultado de las malas posturas en el desarrollo de nuestra actividad laboral. A está datos que dan la voz de alarma, se debe agregar que, en los trabajos de oficina, pasamos alrededor de un 75 % del tiempo sentados en una silla.

Escoger una óptima silla de oficina se traduce en el cuidado de nuestra salud de trabajo, contribuyendo al mantenimiento del bienestar en el entorno de trabajo, con el consecuente aumento de la productividad y, por lo tanto, de una mejoría para la empresa igualmente a nivel de beneficios en el largo plazo.

Por eso queremos decir aquí las siete condiciones que tiene que cumplir una silla de oficina para ser ergonómica y cuidar así nuestra salud en el trabajo:

1. Asiento regulable en altura: Sumamente aconsejable para poder ajustar nuestra postura dependiendo de nuestra estatura y permitir que la altura de los ojos coincida con la parte superior de la pantalla del pc. Igualmente, el respaldo será preferiblemente uno que abarque toda la altura de la espalda, pudiendo incluso agregar un reposacabezas para más descanso de las vértebras cervicales.

2. Asiento ajustable en profundidad: El asiento debe poder regularse en el plano horizontal y dejar un área libre o curvatura en el borde delantero, que permita que la zona posterior de la rodilla permanezca libre. Esto hará más fácil la circulación de las piernas y favorecerá el retorno venoso.

3. Respaldo reclinable: El respaldo debe permitir ajustar su inclinación y poder quedar en posición libre para facilitar el balanceo silla secretarial durante los descansos. Lo adecuado sería poder ajustar la tensión del respaldo al peso de la persona.

4. Diseño adaptable a las formas del cuerpo: La silla ergonómica debe incluir además con una prominencia lumbar en el respaldo, ajustable en altura y en profundidad, para permitir que la alineación en las vértebras de la espalda sea lo más natural posible y proteger así la zona lumbar.

5. No menos importantes son los apoyabrazos, que también tienen que ser regulables y permitir mantener una postura cómoda, con los brazos formando un ángulo de 90º mientras que escribimos en el ordenador, a la vez que sirven de apoyo a codos y antebrazos. Tienen que ser lo suficientemente resistentes para aguantar nuestro peso al sentarnos o levantarnos de la silla y en ningún momento deberían oprimirnos las caderas ni impedir que nos coloquemos más cerca de la mesa.

6. Materiales que favorezcan la transpiración: Condición indispensable, para garantizar el comodidad. El material del asiento debe de ser transpirable y asimismo con características antiestáticas para facilitar la disipación de la electricidad estática. Igualmente, es importante el grado de dureza del material: El asiento ha de ser firme pero suficientemente blando como para disminuir el impacto del peso de la persona.

7. No nos podemos olvidar de las ruedas: Una silla realmente ergonómica contará con 5 puntos de apoyo en el suelo. Las ruedas deben ser autobloqueables para proporcionar firmeza a la silla y facilitar la movilidad sin provocar esfuerzos innecesarios, así como permitir frenarse si el usuario se levanta de la silla.

Estas 7 características son fundamentales para tener una silla de oficina ergonómica, que nos permitirá hacer nuestra actividad de trabajo sin descuidar nuestra salud.